Idea

Rural

Facilitamos el proceso de desarrollo y capacitación en zonas rurales


Llamenos:
+511 241 9849
Contáctenos







Cultura y Actualidad


¿Qué hacer con las pilas gastadas?

Las pilas acumulan y generan energía eléctrica por un proceso químico. Se distingue entre pilas primarias y secundarias, también llamada baterías o acumuladores, cuya vida puede tener varios ciclos de carga y descarga.

La pila es un elemento que contiene diferentes metales en su composición, como mercurio en las pilas de botón, las alcalinas… o cadmio en las pilas recargables, también son preocupantes otros metales como el manganeso, níquel y cinc. Por lo tanto, aunque no todas las pilas son iguales ni tienen la misma peligrosidad, toda pila que tiene alta concentración de metales tiene que ser considerada como residuo peligroso.

Las pilas nos facilitan el uso de muchos de los aparatos que necesitamos en nuestra vida diaria, pero una vez agotadas, si las desechamos con el resto de los residuos, terminarán en vertederos o en plantas de incineración. En los vertederos, con el paso del tiempo, las pilas pierden la carcasa y se vierte su contenido, que acaba contaminando las aguas subterráneas y el suelo y con ello se introduce en las cadenas alimenticias naturales, de las que se nutre el ser humano. En las plantas de incineración, las emanaciones resultantes darán lugar a elementos tóxicos volátiles, contaminando el aire.

La recogida selectiva de las pilas usadas, en contenedores específicos y su tratamiento adecuado constituyen la solución más lógica y más respetuosa con el medio ambiente. Una vez recogidas, las pilas se llevan a una planta de reciclaje donde se segregan y se separa los metales peligrosos del resto de materiales que constituyen la pila. Pero, lamentablemente, existen pocas plantas de reciclado de pilas ya que el proceso utilizado requiere una elevada inversión económica.

 

 

Tipos de pilas más conocidas y usadas
Pilas botón: pilas que se utilizan en relojes, calculadoras, etc. A pesar de su reducido tamaño son las más contaminantes.
Pilas Doble A y Triple A o cilíndricas: contienen menos metales pesados, pero se producen muchas más y por esto podrían afectar mas al medio ambiente.
Las baterías de celulares: finalmente se debe tener en cuenta las baterías de los celulares. Éstas son pilas recargables que se pueden utilizar durante mucho tiempo. Las más frecuentes son las de níquel-cadmio.


¿Por qué debemos recurrir al reciclaje de pilas?
Las pilas contienen varios contaminantes considerados peligrosos entre los que figuran el zinc, cadmio, plomo y mercurio.
Cuando, incorrectamente, se tiran las pilas usadas con el resto de los desechos, estas pilas van a parar al vertedero o a la incineradora. Entonces, el mercurio y otros metales pesados tóxicos pueden llegar al medio y perjudicar a los seres vivos.
Siguiendo la cadena alimentaria, el mercurio puede afectar al hombre.
Una sola pila de mercurio puede contaminar 600,000 litros de agua y una alcalina 167,000 litros.

¿Cómo se lleva a cabo el reciclaje de pilas?
El proceso de reciclaje empieza por deshacernos de las pilas usadas usando los contenedores de recogida selectiva que existen. Si realizamos una recogida selectiva, las pilas usadas se llevan a una planta de reciclaje de pilas, donde el mercurio se separa de otros metales y el resto de materiales que constituyen las pilas usadas pueden ser recuperados.
Las pilas convencionales son sometidas a un proceso mecánico con diferentes etapas de trituración bajo condiciones de refrigeración con nitrógeno. Las pilas trituradas se introducen en un destilador que se calienta hasta la temperatura adecuada para su posterior condensación.
Las pilas botón son sometidas a un proceso de tratamiento para la recuperación de mercurio también mediante destilación.

Las pilas que usas para muchos de tus equipos contienen metales tóxicos, como el mercurio y el cadmio. Si las arrojas a la basura, puedes generar un alto nivel de contaminación. IDEA Rural te propone algunas alternativas para no dañar el medio ambiente.

Opciones

Averigua si hay un centro de reciclado de pilas en el lugar donde vives, acumula una cantidad considerable y llévalas hasta allí. No las arrojes a la basura.
Reúne una buena cantidad de pilas y cúbrelas con cemento. El elemento tóxico no desaparece, pero sí permanece inactivo. Puedes aprovechar para hacerlo cuando veas que están pavimentando alguna calle o en alguna obra en construcción.
Evita arrojarlas al fuego, puesto que, probablemente, exploten.
Tampoco las tires al inodoro, ya que contaminarás el agua. Una pila puede contaminar hasta 600,000 litros de agua
Utiliza pilas recargables, ya que su vida útil es más larga, antes de tener que eliminarlas. Estas pilas se puede recargar hasta 500 veces.
Intenta utilizar aparatos que no precisen del uso de pilas para su funcionamiento como relojes a cuerda, equipos a energía solar entre otros.

IMPORTANTE

•Elimina las pilas gastadas lo antes posible: sus elementos tóxicos se potencian cuando caen en desuso.
•Si acumulas pilas para tirarlas luego en un lugar pertinente, procura quitártelas de encima pronto, dado que a 
  mayor cantidad, mayores riesgos.