Idea

Rural

Facilitamos el proceso de desarrollo y capacitación en zonas rurales


Llamenos:
+511 241 9849
Contáctenos







Cultura y Actualidad


Lideresas indígenas de 16 países se reunieron en Lima


En el encuentro, las lideresas indígenas afinaron sus propuestas para llevarlas a méxico.
 
 

Cuál es el camino para devolver la esperanza

El piso 9 de un hotel sanisidrino se convirtió por unas horas en el país ideal: allí se respiraba el respeto por el otro. Pese a que hablaban distintas lenguas, las personas allí se entendían. Por tanto fue muy fácil adoptar acuerdos. El miércoles 24 y el jueves 25 se realizó en ese lugar la reunión preparatoria del sexto encuentro continental de mujeres indígenas de las Américas, al que asistieron más de cien mujeres andinas y amazónicas líderes de 16 países.

La razón para que en el piso 9 de ese hotel reinara la armonía era que allí todas esas mujeres eran conscientes de que tienen problemas comunes: el racismo, la discriminación y la exclusión que padecen por ser indígenas y por ser mujeres. Uno de los flagelos actuales, que mayor preocupación está causando a la sociedad en general es el de la violencia. En este punto, la catedrática estadounidense de origen chicano Rosalee González compartió con el auditorio su experiencia en la prevención y tratamiento de los niños y adolescentes indígenas con depresión severa, cuyo número aumenta peligrosamente día a día, y que se traduce en suicidios, consumo de drogas e ingreso a las pandillas.

"Los indígenas estamos histéricos con el alarmante incremento de los casos de suicidio infantil. Vengo de un congreso en el que se reportaron tres casos en una sola familia", contó González. La especialista, que dirige proyectos de intervención psicosocial en las poblaciones indígenas con la Universidad Estatal de Arizona, donde labora, afirma que esas conductas se deben a la depresión severa, que se origina en el trauma histórico, producto de la colonización y de las muchas agresiones que han sufrido esos pueblos. González señala que la mayoría de niños indígenas no sabe nada de su historia, que es valiosa y rica, aunque plagada de dolor. El tratamiento para rescatarlos de la desesperanza que los lleva al suicidio, a ingerir anfetaminas (la droga de mayor consumo entre sus poblaciones) o a enrolarse en pandillas, lo cual genera un círculo vicioso de violencia y más dolor; consiste en enseñarles la riqueza de su historia, que aporta mucho a la cultura de su país y del mundo. "Nuestro trabajo es enseñarles a estos niños a desaprender que ellos son culpables de lo que les pasa y de que este es un problema social y global", dice.


PREVENCIÓN LOCAL
Tarcila Rivera Zea, presidenta del Centro de Culturas Indígenas del Perú - Chirapaq, afirma que las autoridades locales y regionales deberían tomar en cuenta esos estudios para la prevención de estos
problemas comunes.